El polémico uso de correas y círculos en el adiestramiento del Border Collie como perro pastor

Empezaré por aclarar, para los no iniciados, la razón por la que usar correas (de 10 metros normalmente) y cercados circulares (con el perro trabajando fuera y las ovejas dentro) resulta polémico en nuestro mundo de frikis del pastoreo.

El objetivo del pastoreo es controlar y conducir ovejas. Debemos partir de un perro que tenga el instinto adecuado para hacerlo. Un Border Collie generalmente y de manera natural, tendrá una intención de control sobre el rebaño, pero tiene que aprender a realizar este control de manera coordinada y dirigida por un pastor. A ese objetivo hay que llegar manteniendo lo más natural y puro posible el instinto de partida y consiguiendo que el perro mantenga la suficiente autonomía y capacidad de decisión.

Las correas y los círculos son herramientas de adiestramiento muy utilizadas en pastoreo y que tienen una característica: impiden el acceso directo del perro a las ovejas. Si un perro pastor tiene que estar atento a las ovejas y a las indicaciones del pastor por igual, este tipo de herramienta hace que las ovejas pasen a ser secundarias porque las conductas que el perro emitiría en condiciones normales quedan bloqueadas.  ¿Provocará esta circunstancia que el perro pierda instinto y tenga un comportamiento menos natural y más condicionado?

Pues ahí está la polémica. Espero se haya entendido.

En esta especialidad vivimos tratando de equilibrar una dicotomía omnipresente en la conducta del perro: lo natural y lo adquirido, lo innato y lo aprendido, lo instintivo y lo condicionado.

Mis primeros años fueron un quebradero de cabeza constante. Me enamoré del pastoreo porque era natural e instintivo. Te enamoras del instinto de estos perros y piensas que todo radica que dejar en paz al perro para que su instinto fluya. Pero no es tan sencillo porque, aunque hay que dejar que el instinto fluya no debe hacerlo en direcciones no deseadas (como perseguir y morder). Todo era contradictorio y parecía que cualquier cosa que hicieras iba en detrimento del instinto: “cuidado con no pasarte con la obediencia, pues desmontarás el instinto”, “como no le hagas obedecer el perro hará lo que quiere y te cargarás el instinto”, “déjale libertad para que el perro desarrolle su instinto”, “no le dejes hacer lo que quiera o se enviciará a hacerlo mal”, “si no dejas que el perro muerda cuando tiene que morder te cargas el instinto”, “¿como le dejas que muerda así?”…….Buffff. Para alguien que vive para los perros y sufre enormemente pensando en que alguna cosa de las que hace puede perjudicarles era un suplicio.  Sobre todo sufria con la idea de que mi ignorancia estaba “estropeando” el instinto de mi perro.

Con el tiempo te vas relajando y aceptando algunas cosas: no vas a hacerlo bien del todo nunca. Se trata de trabajar, comprender e ir haciéndolo cada día un poco mejor.

Posteriormente (seminarios y entrenamientos mediante) me fui dando cuenta de algunas  cosas importantes. Los perros no tienen instinto de pastoreo. El instinto que moldeamos es simplemente un instinto de caza. Cuando vemos a un Border pastoreando estamos viendo simplemente una acción de caza inconclusa.  Una secuencia de caza completa comprende 5 fases: busco-acecho-persigo-muerdo-mato (ya he hablado de esto en la página del club).

Es característico del instinto de caza su flexibilidad. No es algo cerrado de manera innata y puede ser complementado por un aprendizaje para ser dirigido a las piezas de caza adecuadas o con las estrategias más eficientes.   Podríamos ver al instinto de caza como una predisposición que ha de ser complementada por un aprendizaje (un lobo aprenderá a cazar jugando con sus hermanos y viendo a los adultos hacerlo)

La flexibilidad del instinto de caza es también la que ha permitido una selección humana de distintas razas especializadas en una fase concreta de la acción de caza.  Fíjate que tenemos razas de búsqueda, razas de muestra, podencos y galgos para perseguir o perros de presa a los que les encanta morder.

El Border Collie tiene hipertrofiada la fase del acecho (también tengo explicado en la la página del club de pastoreo como esta cualidad está muy relacionada con el cruce que se realizó con perros tipo Setter). Lo interesante es que esta selección ha conseguido que el Border Collie tenga una predisposición a mantener la acción de caza “retenida” en el acecho, de forma que no tenga necesidad de pasar a perseguir y morder para sentirse plenos y realizados en su acción de caza.

¿Pero quiere decir esto que el Border Collie no persigue?. Pues no. Todos los dueños damnificados por ejemplares que persiguen bicicletas o coches saben que si pueden perseguir. Predisposición a aguantar el acecho solo es eso, predisposición. La linea entre el acecho y la persecución es muy fina. 

Lo que hace diferente al Border Collie es que, con el aprendizaje adecuado, podrá mantener el acecho y autocontrolar sus impulsos sin necesidad de más refuerzo externo que el mero hecho de mover las ovejas o responder a su movimiento.

Dentro de este esquema general nos vamos a encontrar con diferentes tipos de perros, cada uno con unas cualidades instintivas únicas.  Yo suelo pensar en el perro como en un jugador de cartas. Cuando hacemos un testaje de instinto tratamos de averiguar la “mano”  de cartas que trae ese perro en concreto. No hay perros perfectos. Los hay con más o menos cualidades para el pastoreo. Algunas cualidades deseables vendrán de serie y partiremos de ellas para enseñar y reforzar otras que no vengan de serie o que vengan poco desarrolladas. También pueden venir cualidades indeseables que habrá que inhibir al máximo (por ejemplo, perros que muerden sin que lo requiera la situación).

Lo ideal es que el perro aprenda con experiencias lo más naturales posibles. Nuestra labor será comprender y conocer a ese perro concreto para buscar esas experiencias que mejor vayan a desarrollar sus capacidades. Nos podemos servir de perros de apoyo, diferentes tipos de oveja, vallados, presión por posición….etc. Como dice Oscar Murguía, cada perro tendrá su “ritmo de baile” y será imperativo dejarle madurar y “naturalizar” el instinto antes de empezar con la parte de condicionamiento.

Por lo tanto, no me gustan las correas y los círculos como métodos de uso general porque bloquean demasiado el instinto y condicionan conductas que se ejecutarán sin que la oveja sea propiamente impulsora y protagonista.

No obstante si creo que ambas herramientas pueden ser usadas en situaciones muy concretas. Como solía decir Carlos Alfonso López (Educan), una de las personas que más me han inspirado, no hay buenos o malos adiestradores, solo están los que saben por qué hacen las cosas y los que no (por cierto, imperdible este post del Carlos Alfonso dedicado al pastoreo, a Sergio Perelló, Jim y Oscar Murguia).

Podríamos utilizar una correa larga con un perro que tienda a tumbarse demasiado o con otro que muerde en situaciones innecesarias (descartarnos de alguna cualidad indeseable). Podriamos usar el círculo para hacer algún entrenamiento concreto relacionado con la posición relativa de ovejas, pastor y perro, teniendo en cuenta no abusar por los riesgos que hemos comentado.

También es cierto que la realidad nos demuestra que hay pocas personas (en España) que usen bien el círculo y la correa y ello redunda en perros demasiado condicionados. Creo que se debe a que son herramientas de elección para personas que se están iniciando en el pastoreo. Usar correas y círculos da una sensación de control que no optienen con otras técnicas y de ahí su popularidad.

Gracias por llegar hasta aquí y un saludo.

6 respuesta a “El polémico uso de correas y círculos en el adiestramiento del Border Collie como perro pastor”

  1. Si quisiera hacer un primer acercamiento de mis BC a un grupo de ovejas,sería correcto meterlas en un círculo y controlar a los perros con correa? Tengo un conocido con un pequeño rebaño,las ovejas han sido “corridas” varias veces por perros y en algún caso con ataques mortales por lo que son muy temerosas con los perros(actualmente un mastín leonés cuida de ellas).. sufrirían estas ovejas ,metidas en un círculo,con un perro ladrándolas como un loco? Se debería intervenir para calmar al perro?… o lo mejor sería que el primer acercamiento esté controlado por alguien que tenga experiencia.. leer tu blog y entrar en la página “club de pastoreo” me está haciendo replantear muchas cosas :).. saludos

    1. Siempre, pero más en las primeras experiencias de un perro, tenemos que tener la situación controlada. Primero te hablo de la situación idónea y luego vemos como puedes adaptar tus circunstancias particulares. Lo ideal es meter un grupo de ovejas tranquilas (entre 5 y 10) en un recinto no muy grande que puede ser circular o cuadrado. También es idóneo que haya un perro ya experimentado controlando las ovejas. Nuestra primera misión será conocer al perro nuevo y dejarle actuar para ver que tiene en la cabeza: si quiere controlar ovejas, si quiere perseguirlas, si aguanta la mirada, si se le va la mordida. Normalmente será bueno que al perro le coloquemos una correa larga (unos 3 metros) que pueda llevar arrastrando y que nosotros podamos pisar o coger en caso de necesidad (si el perro persigue o muerde ovejas). En este enlace puedes ver la primear experiencia de una cachorra de 3 meses con las ovejas.

      Si no tienes perro experimentado tendrás que hacerlo sin él. Si no tienes ovejas tranquilas tendrás que meter en un cercado pequeño un grupo mayor de ovejas. Si el perro nuevo no se controla tendrás que poner correa de 10 metros y obligarle a mantener la distancia con las ovejas tratando de llevarlas de un lado a otro con control (tú sujetando al perro). En fin…..se trata de que el perro no se envicie a perseguir, ladrar, morder…..Y que tampoco reciba una mala experiencia si las ovejas le pegan o le arroyan

      Un saludo

      1. Gracias por la respuesta tan detallada,nada me gustaría más que probar y ver a mis dos jovenzuelos disfrutar junto a unas ovejas,pero lo cierto es que de un par de meses para aquí el más mayor(15 meses) me preocupa por su reactividad hacia otros perros,caballos..leyendo e informándome creo que yo soy el causante de que esté de alguna manera estresado por, como bien explicas en un post anterior,crearle adicción a juegos como la pelota.Creo que estarás de acuerdo en que debe de estar libre de nerviosismo a la hora de juntarle con ganado.Es fácil que cuando logre(con o sin ayuda) bajar ese nivel de estrés decida haceros una visita(he leído a fondo la página de clubdepastoreo).. total sólo me queda a 3 horas de camino 😀…gracias de nuevo,sulu2!!

        1. Una humilde opinión cuando yo empecé en el Pastoreo aprendí algo muy importante… Que sin círculo con un perro iniciándose y un pastor aprendiendo hace que las ovejas estén en peligro… el círculo para mi el vital a menos al Iniciar… me da seguridad, y el. Perro no va libre detrás de las ovejas sin control… cuando el perro no tiene un quieto de verdad al tener un estímulo como la oveja delante de él o no obedece las viejas están en peligro. Habláis de los perros pero no de las ovejas no deben subrir daños colaterales… Por nuestra prepotecia, desconocimiento, hace que queramos tener el mejor perro, ganar concursos… Pero no olvidemos que los pastores nunca pondrían en peligro sus ovejas porque el perro es su herramienta para mantener las. Ovejas a salvo. Dirigirlas… SI al círculo o cuadrado cuando se inicia.

  2. Buenos tardes mi BC de 7 meses que estoy entrenando noto que esta mordiendo en lugares poco comunes como las costillas de las ovejas y principalmente cuando una oveja se corta del resto, ¿como puedo solucionar eso? gracias

    1. Hola

      Lo primero que hay que saber que cada perro tiene una tendencia a morder característica. Hay perros que no muerden nunca (ni siquiera podemos enseñarles morder) y otros que muerden a la mínima (sin provocación de la oveja ni propósito). Tan malo es lo primero como lo segundo, pero si tenemos que elegir preferiremos perros que muerdan, porque estos suelen ser más decididos y siempre podremos trabajar esa mordida para que solo la emita en los momentos necesarios (cuando hay un enfrentamiento con una oveja, a la orden del pastor y dirigida a la cara de la oveja…….el resto de mordidas hay que eliminarlas).

      Tendríamos que ver por qué muerde tu perro……puede ser por miedo, por excitación, por no tener claro lo que esperas de él. Tendría que verle. Puede que esté corriendo a controlar una oveja y que se “caliente” y pase perseguirla y morderla; en ese caso tendrias que enseñar la forma correcta de controlar a esa oveja (si el perro quiere controlar la oveja tú le vas a explicar como se hace, usando ovejas tranquilas y un espacio reducido, para que al perro le resulta más sencillo abrirse y recoger o controlar). Tambien puede ser que el perro no tenga ni la más mínima intención de controlar y lo que está haciendo es perseguir y morder. Este caso sería más complicado. Habría que trabajar mucho con correa de 10 metros y hacer muchos entrenamientos llevando ovejas sin dejar que pase a perseguir.

      Ya te digo que sin ver al perro es complicado saber lo que está pasando

      Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *