Ejercicios de olfato para nuestros perros

El olfato es el principal sentido de nuestros perros. Viven en un mundo de olores y no de imágenes como el nuestro. No sé hasta que punto llegamos a comprender ese hecho.

Evidentemente, no todos los perros tienen la misma predisposición a utilizar el olfato o disfrutan tanto de hacerlo. Mucha gente se extraña de que no tenga a ningún Border Collie trabajando en detección (profesionalmente trabajo con perros detectores de veneno y excrementos de lobo). La verdad es que si he probado alguno, pero el resultado no me satisface. En primer lugar, no ponen la pasión que le pone un perro de caza a la búsqueda y en segundo lugar me da una pena enorme no desarrollar el instinto de pastoreo de un Border, que es lo que lleva innato y utilizarlo para una función que no es la suya.

Es cierto que la inteligencia del Border acorta mucho los plazos de entrenamiento, pero en el caso de la detección siempre digo que no quiero perros listos…..quiero perros cabezones y obstinados. Estas cualidades harán que tenga que repetirle más las cosas cuando se las enseño o que me las tenga que ingeniar más para que las entienda, pero me permitirá buscar durante horas en grandes áreas sin que el perro desfallezca en su objetivo. Normalmente un Border Collie hará buenas búsquedas, pero más cortas.

Pero, más allá de las cualidades de vuestro perro para la búsqueda, normalmente a todos les gusta usar el olfato, y si conseguís que busque algún olor concreto le ayudará mucho a ser un perro más equilibrado y feliz.

Los ejercicios de olfato pueden ser tremendamente sencillos. Os invito a que troceéis una salchicha de franfurt en 10 o más trozos y los esparzáis por el cesped. Luego dejad que el perro los vaya encontrando y comiendo. Este ejercicio puede complicarse con trozos más pequeños o terrenos más amplios y difíciles (hierva alta, recovecos…..).

Hago esto mucho con perros que me traen nuevos para algún tipo de terapia y a los que veo nerviosos y desequilibrados. Delante de los dueños esparzo los trozos de salchicha por la hierva y observo la reacción del perro. Un perro equilibrado se concentrará en la tarea (sencilla, por otro lado) y buscará durante unos minutos hasta encontrar todos los trozos, un perro estresado a lo mejor no va a por ningún trozo, no será capaz de percibir lo que está pasando, a veces recoge un trozo y vuelve a los dueños o a dar vueltas sin buscar los demás……es decir, no es capaz de concentrase en una tarea sencilla. Así visualzan muy bien los propietarios del perro el estado de estrés que tiene su perro. Nos sirve el ejercicio para valorar los avances (normalmente en una semana o menos estará buscando todos los trozos del suelo con más concentración).

Pero quizá os apetezca enseñar a vuestro perro a buscar un olor en concreto. Os voy a explicar (a ver si puedo) un modo fácil de hacerlo. Lo primero que voy a necesitar es un perro al que le guste jugar con rodillo (el rodillo que más me gusta consiste en una tira de toalla que enrollo y ato con cuerda o con cinta aislante para que no se desenrolle). Lo primero será aficionar al perro ajugar con este juguete. Te recomiendo que siempre que vayas a jugar/entrenar con el rodillo le pongas al perro un arnés de trabajo que solo utilizarás para esto. Es la mejor forma de manejar las expectativas del perro y de que entienda que hay momentos para el juego/trabajo y momentos para la relajación o para hacer otras cosas.

Bien, ya tenemos un perro al que le encanta jugar con el rodillo. Lo recoge y lo trae cuando se lo lanzas, lo disputa contigo…..etc (estoy pensando que a lo mejor tengo que dedicar otro post a explicar como jugar de manera correcta con un perro). Ya puedes empezar con algunos “cobros dirigidos”. Sujeta al perro (pisa su correa de trabajo de 3 metros) y lanza el rodillo. Da el comando busca y levanta el pie para dejar que lo recoja. Estos lanzamientos los irás  complicando hasta lanzar el rodillo fuera de su vista a lugares de hierva alta o similares para que se vaya esforzando en localizarlo con la nariz.

Llega el momento de elegir un olor de búsqueda. Puede ser cualquier cosa (café, tila, aceite de salvia……). Puestos, yo elegiría un olor “práctico”. ¿No molaría enseñar al perro a buscar níscalos o boletus?. Bueno, elige el olor que quieras y ponlo en un tarro junto a varios rodillos del perro. La idea es que los rodillos se vayan impregnando con el olor que queremos que busque. Yo uso botes de cristal con una rejilla interpuesta de modo que el olor de búsqueda quede abajo y los rodillos por encima de la rejilla.

Continuamos jugando a que el perro busque su rodillo como lo hacíamos, pero ya con el rodillo odorizado. El juego lo tienes que ir complicando. Ata el perro a un árbol y deja que te vea alejarte con el rodillo (normalmente se pondrá de los nervios). Dependiendo de la motivación/excitación del perro anima más o menos. Agáchate en diferentes lugares como si estuvieras escondiendo algo (a esto se le llama “hacer fijaciones”). Cuando hayas dejado el rodillo escondido vuelve hacia el perro, suéltalo y dale el comando de búsqueda. El perro deberá buscar el rodillo con el olor para recogerlo y llevártelo.

Pero todavía nos falta algo. Necesitamos meter una “regla” más en este juego. Queremos que el perro busque el olor (ya lo hace) pero tendrá que retardar un poco su refuerzo (conseguir el rodilo). Hasta ahora el perro según encuentra el rodillo lo cobra y ya está. A partir de ahora queremos que localice el olor y que nos lo marque de algún modo (sentándose, ladrando, tumbado…..) para que así nosotros sepamos que ha encontrando y podamos premiarlo lanzándole un rodillo.

Te digo como empezar con esta fase. Ata el perro a un árbol y haz como anteriormente. Te alejas y creas al perro la expectativa de que va a salir a buscar su rodillo. Lo que pasa es que en lugar de el rodillo esta vez vas a esconder el olor puro (bolsa de tila, café, trocito de níscalo….) y lo vas a poner en un lugar donde el perro no pueda acceder (bajo piedras, dentro de una tuberia pequeña, en un agujero……busca elementos del entorno que sirvan para el fin…..quiero que el perro encuentre el olor, pero que no pueda acceder a él). Manda al perro buscar y síguelo por detrás. En un momento dado le dará el olor y lo tratará de focalizar (buscar su procedencia). En ese momento en que ha focalizado y está con toda su “extrañeza” por no ver el rodillo gritale “bieeeen” y lánzale el rodillo que llevas tú. Fin del ejercicio.

Mucha gente enseña primero la marca (sentado, por ejemplo) y cuando el perro focaliza el olor le ordena sentarse antes de premiar con el rodillo. Hazlo como quieras. Yo prefiero buscar la marca que le salga más natural al perro. De momento solo estamos diciéndole que el olor es equivalente al rodillo aunque el rodillo no esté a su disposición. Si quiere ganarse el rodillo tendrá que localizar primero el olor.

Cuando el perro ha comprendido esto empezaremos a ver que tipo de comportamiento le resulta más natural para avisarnos de que ha encontrado. Muchos perros vendrán corriendo hasta ti en cuanto han localizado (este comporamiento se usa en muchos perros de rescate en escombro que localizan a la víctima y corren hasta el guia para avisarle). Si te gusta este marcaje premias al perro cuando vuelva y ya está. Normalmente yo prefiero que los perros esperen a recibir el premio en el lugar donde han localizado el olor. Para ello simplemente no premies cuando va hacia ti y espera a que vaya haciendo cosas……normalmente se acercará de nuevo al olor y entonces lanzas el premio. Así hasta que el perro entienda que tiene que quedarse en el lugar donde está el olor para ser premiado. Algunos perros ladran excitados para avisar, otros se sientan solos, otros se quedan quietos y mirándote……cualquier conducta que tú identifiques como aviso de que ha encontrado nos servirá.

Bueno, a ver quien nos cuenta como le ha ido. Si tenéis dudas pues me las preguntais. En los perros detectores entrenamos tiempo de búsqueda, distancia de búsqueda, direcciones, discriminación de olores (por ejemplo: si entrenáis a buscar níscalos, puede que haya setas que huelan parecido y el perro las marque……tendrá que afinar para marcar solo los níscalos mediante ejercicios de discriminación), marcajes pasivos (en especialidades como el veneno es muy importante que el perro no “manche” o toque el veneno, que además, estará puesto en comida normalmente)…….En fin, todo se va complicando, pero con lo que os he explicado podéis empezar a divertiros.

Si a tu perro no le gustan los rodillos también puedes enseñarle a buscar, lo que pasa es que tendrás que premiar con comida o algo que le guste. Una forma sencilla sería usar un olor característico (por ejemplo, tila) y esconderla junto a trozo de salchicha pero de forma que no pueda acceder a ella (ni a la salchicha ni a la tila). Cuando focalice la procedencia del olor (tila con salchicha) le gritas “bieeeen” y le premias con un trozo de salchicha. Repitiendo este ejercicio puedes ir reduciendo la cantidad de salchicha que asocias a la tila hasta que busque solo la tila.

Un saludo.

2 respuesta a “Ejercicios de olfato para nuestros perros”

  1. Hola! Acabo de encontrar tu blog y me está gustando mucho. Estoy empezando a formarme en adiestramiento y me gustaría entrenar a un perro en detección o búsqueda, el caso es que me dan un Border Collie de una camada de un pastor amigo nuestro y no estoy muy segura de cómo seleccionar al cachorro para que sirva para esto, ¿alguna recomendación? Me vendría muy bien un poco de ayuda. Los padres son los dos pastores.

    1. Hola
      No suelo recomendar el Border Collie para trabajos de detección porque creo que hay razas mejores para eso. Es verdad que los Border destacan en detección deportiva, pero siempre en trabajos cortos. Para eso si van bien, pero en operativos reales con búsquedas muy largas no suelen funcionar bien. Al menos es mi experiencia. No obstante, si quieres probar, te puedo contar como hago yo la selección del cachorro. En una camada (pongamos que de dos meses) es muy complicado “adivinar” sus cualidades futuras. Yo hago solo una prueba de “caza” (atención que presta al movimiento de un trapo y ver si lo persigue, intenta morderlo….etc) y otra de sensibilidad. Para esta segunda utilizo una bolsa de supermercado u otro utensilio que haga ruido. Lo saco súbitamente en medio de la camada y lo agito con ánimo de “asustar” a los cachorros. A continuación la arrojo al suelo y observo las reacciones. Si alguno de los cachorros no se asusta lo descarto (había motivos para asustarse y no lo ha hecho……puede que sea un perro muy duro o que no se entera…o que está sordo). De los que se han asustado (con razón) escojo al que primero supera su miedo y se acerca a invertigar hacia la bolsa. Este será el perro más “elástico”, cualidad que aprecio mucho en mis perros de trabajo. Elijo, por lo tanto, el que veo más elástico y que muestra instinto de caza (persigue el trapo….y si intenta morderlo, mejor)
      Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *