¿Controlas a tu perro?

Debe haber algo en mi personalidad que me empuja a la polémica. No sé si es un ánimo de provocar o de  salirme de la norma, pero me encanta el debate y la reflexión.

Hoy vamos con otro de esos temas polémicos dentro del mundo del perro: ¿Qué grado de control es bueno ejercer sobre el perro? o ¿es bueno ejercer control sobre el perro?

Lo primero he de referirme al tipo de control del que estoy hablando. Tenemos control sobre el perro cuando con algún tipo de voz o gesto restrictivo (No, Mal, Ehh….) somos capaces de detener una conducta que el perro está haciendo o se dispone a hacer. De este tipo de control hablamos y no de si el perro es capaz de obedecer órdenes como sentado, tumbado o junto.

Tengo una hija de 18 meses. Continuamente le estamos poniendo límites (ejerciendo control)…..noooo, no puedes subir por las escaleras, noooo, no pegues a tu hermano, nooo, no tires ese vaso al suelo, noooo, no se juega con la basura, noooo, la tablet no es para ti, nooo, no metas eso en el echufe…..No conozco muchos padres que no traten de ejercer control sobre los niños (con cariño, con calma, con paciencia……pero controlando y restringiendo). Sí podría haber algún psicólogo que nos hable del cuidado que hay que tener con el exceso de control y con cercenar la creatividad e iniciativa del niño, pero se referiría más al modo en que debemos ejercer ese control que al hecho de tenerlo o no. Pero bueno, en general no tenemos duda, en este aspecto, de que al niño hay que irle enseñando y que parte de la educación consiste en ejercer algún control y límite en su conducta.

Pero cuando se trata del perro sí conozco cantidad de dueños que no ejercen ningún tipo de control sobre él……y que no quieren ejercerlo porque piensan que hay otras vías más adecuadas para enseñarle o porque siente pena o porque no saben cómo ejercer el control. Cada caso es diferente pero el resultado es el mismo, un perro sin límites, caprichoso, tirano, desequilibrado, ansioso…….¿Conocéis ese programa de televisión llamado «Hermano mayor», en el que unos padres desesperados con su hijo adolescente requieren la ayuda de un educador que ponga límites al chico?. Se llega a esos extremos a través de una educación sin límites ni control ….y da igual si hablamos de niños o de cachorros para esta cuestión.

Por mi parte, aquí zanjo la discusión sobre si el perro necesita límites y control o no. Creo firmemente en que el control  es necesario si queremos tener perros equilibrados, seguros, tranquilos, atentos y colaboradores.

La siguiente discusión versará sobre el modo en que debemos/podemos ejercer ese control para poner límites, y ese será el tema del próximo post

Un saludo.

Juan Carlos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *